MOOC

viernes, 22 de julio de 2016

AMBIENTE Y CAMBIO CLIMÁTICO. SMLM 2016

 
La leche materna es un alimento "natural y renovable", ambientalmente seguro y entregado al consumidor/a, sin contaminación, empaque o residuo.”

La producción y el uso de fórmulas infantiles generan emisiones de gases de efecto invernadero que aceleran el calentamiento global y además, producen contaminación y emisiones tóxicas dados sus residuos. Aunque todavía no se ha cuantificado en términos monetarios, hay muchos costos ambientales asociados con el no amamantamiento.¹

720.450 toneladas de fórmulas infantiles se venden cada año en tan solo 6 países asiáticos y éstos, generan cerca de 2.9 millones de toneladas de gases de efecto invernadero. Esto es equivalente a 7.000 millones de millas recorridas por un vehículo promedio de pasajeros o a 1.03 millones de toneladas de residuos enviados a los vertederos.

Se estima que se necesitan más de 4.000 litros de agua para producir 1 kg de sucedáneo de la leche materna.

Amamantar significa menos gases de efecto invernadero, menos degradación ambiental y menos contaminación.

La lactancia materna ayuda a la transición de una economía basada en combustibles fósiles a una economía baja en carbono. No se necesita electricidad para producir la leche materna y no se requiere de combustible para transportarla, reduciendo así las emisiones de dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero.